El Fondillón, una de las grandes joyas vinícolas de nuestro país como acredita su historia y, recientemente, el galardón Alimentos de España al Mejor Vino 2020, es un prestigioso vino que merece ser tratado de una manera especial.

Origen e historia del vino Fondillón

A pesar de que la tradición enológica y por el cultivo de la vid en España cuenta con más de 3.000 años de historia, su cultivo se extendió notablemente con la llegada del Imperio Romano.

Fue en este tiempo cuando los vinos mediterráneos, y en especial los de Alicante, adquirieron una gran fama, incluso, en Roma.

Durante la conquista árabe de la Península Ibérica, aunque no se prohibió el vino, sí se pidió cierta discreción en su consumo, por lo que éste se vio mermado en comparación a los años anteriores.

Ya en La Reconquista, y a pesar de ser una mala época para los viñedos alicantinos, fue entonces cuando se data el nacimiento del vino Fondillón.

De este modo, puesto que los nobles poseedores de los viñedos permitían recolectar a los lugareños todo lo que quedaba del fruto de la vid, generalmente uvas sobremaduras; éstos las recogían y fermentaban a fin elaborar vino.

Este vino, fruto de una uva casi pasa y una fermentación lenta, era denso, pero de una gran calidad y sabor. Aquí, pues, tiene origen el vino Fondillón.

Con el paso de los años, en el siglo XV se conoce internacionalmente como Vino de Alicante, llegando a ser uno de los vinos más famosos del mundo.

Tras poner en marcha tratados de exportación con Francia, algo mermada en su producción, el cultivo de la vid y la elaboración y consumo de este vino alcanzó un punto álgido.

Sin embargo, ya en el siglo XIX con la recuperación de los viñedos franceses y la ruptura de tratados con el país vecino, los viñedos alicantinos tuvieron sobreabundancia hasta llegar a no ser rentables.

Además, la plaga de la filoxera arrasó los cultivos y provocó que el Fondillón volviese a tener una explotación muy minoritaria y, generalmente, en manos de algunas familias para su consumo propio.

Los acontecimientos que le siguieron a estos años como la Guerra Civil Española y la II Guerra Mundial tampoco ayudaron al resurgir del vino Fondillón.

Sin embargo, lejos de desaparecer por completo, a mediados de los años 50 del pasado siglo, se encontró una barrica de Fondillón, a partir de la cual se decidió recuperar su elaboración.

De esta manera, hoy contamos con un vino Fondillón en un momento muy destacado de su historia. Recuperado y reconocido por todo el mundo, este vino es una de las grandes joyas del ámbito vinícola español e internacional.

Tierras de producción del vino Fondillón

El vino Fondillón, antes elaborado en los viñedos de la antigua Huerta de Alicante de las localidades de Muchamiel y San Juan de Alicante, así como en las partidas de La Condomina, Orgegia, Fabraquer, Ravalet y Benimagrell de la propia ciudad alicantina; hoy, puesto que estos viñedos ya no existen, su producción se realiza en localidades interiores, como lo son las localidades de Monóvar, Pinoso o Villena en las comarcas de Alto y Medio Vinalopó.

Elaboración del vino Fondillón

El vino Fondillón se elabora a partir de uvas de la variedad monastrell sobremaduradas en la cepa. Se vendimia a final de octubre o principios de noviembre. Tras una exquisita selección de los racimos que llegan a bodega en cajas, se despalillan, acción de separar los granos del raspón.

Solo los mejores granos entrarán en la estrujadora que de manera suave, entre rodillos de goma, presionará las uvas para que se rompan y fluya el zumo. Pasamos a pequeños depósitos tecnológicos de acero que permiten controlar la temperatura de fermentación y otras operaciones destinadas a buscar la máxima perfección en la elaboración. Durante varias semanas, muy lentamente, las levaduras autóctonas transformarán los azúcares del mosto en alcohol con el consiguiente desprendimiento de anhídrido carbónico

Cada día se hacen remontados consistentes en sacar líquido del fondo y regar el sombrero o parte superior para obtener una maceración homogénea.

Hacia la cuarta semana la fermentación se detendrá de manera natural. Esto ocurre por que las levaduras, ante la alta presencia del alcohol que ellas mismas han producido, mueren sin poder acabar el trabajo a modo de inmolación prematura.

Ya tenemos un vino con 17 grados y unos 35 gramos de azúcar aproximadamente. Este vino tiene un color extremadamente rojo casi púrpura, un aroma fragante de frutas maduras y un sabor suavemente dulce o embocado.

Luego lo enviaremos a los toneles monoveros de 1.730 litros para empezar a criarlo. Una década después le llamaremos Fondillón.

Conoce más acerca de la crianza oxidativa del vino Fondillón.

Características del vino Fondillón

El Fondillón es un vino muy potente en nariz con aromas de monastrell añejada y madera de roble, con notas amieladas y unos toques finales de ahumados y salinos.

En boca tiene un encuentro muy amable. No muy dulce, pero suave, el vino Fondillón pasea por nuestra boca ofreciendo notas caramelizadas y ajerezadas.

Consejos para el consumo del vino Fondillón

Momento
El vino Fondillón es un fantástico acompañante en aperitivos y sobremesas de tertulias con amigos. Sin embargo, también destaca como aliado en momentos de soledad en los que disfrutamos de un libro, meditamos o escuchamos música. Conoce más acerca de maridajes para disfrutar del vino Fondillón.

Temperatura
La temperatura perfecta para el consumo del vino Fondillón debe oscilar entre los 16º C y los 18º C.

Copa
El Fondillón se sirve en copa mediana de cata.

Almacenamiento
La forma de almacenamiento del vino Fondillón es en posición vertical.

193,75 
805,00 
57,55 74,75 

También te puede interesar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?