La edad del vino, como se puede intuir, hace referencia al tiempo de envejecimiento que ha pasado el vino tanto en barrica como en botella. En las catas de vino es lo primero que se le suele explicar a los asistentes a la hora de catar y degustar los vinos, por supuesto teniendo en cuenta las diferencias entre vino tinto, vino blanco, espumosos… Es clave a la hora de catar un vino poder distinguir su crianza o envejecimiento.

Lo más común es que el vino se distinga (de mayor a menor juventud) en 4 tipos de vino según la edad: vinos jóvenes, crianza, reserva y gran reserva. Esta clasificación varía según los Consejos Reguladores de las distintas Denominaciones de Origen. El vino que sale de nuestras bodegas no nos gusta encasillarlo en esta clasificación, sino que nos enfocamos más en añadas. A continuación, te explicamos como se clasifica el vino según su edad.

Aprende a clasificar los vinos por su edad

  • Crianza inferior a 12 meses: también conocido como vino del año o cosechero, es aquel que no pasa por barrica y se embotella directamente después de la fermentación alcohólica. Los vinos jóvenes, que son como se conocen comúnmente a este tipo de vinos, pueden ser tanto blancos como tintos o rosados, aunque lo normal es que sean vinos tintos.
  • Crianza no inferior a 24 meses donde al menos 12 son en barrica de roble: son los vinos que pasan un tiempo por barrica de roble. Este tiempo en barrica aporta sabores y olores al vino (variarán según sea en roble americano o francés y la edad de la barrica). Los vinos crianza se comercializan tras pasar al menos un año en barrica en el caso de los vinos tintos, los blanco o rosados envejecen en botella.
  • Envejecimiento no inferior a 36 meses, de los cuales al menos 12 son en barrica de roble: este tipo de vino se denomina reserva y ha sido sometido al menos a tres años de envejecimiento. En los vinos tintos han de envejecer en barrica de roble al menos un año, en el caso de los vinos blancos al menos seis meses.
  • Envejecimiento no inferior a 60 meses, de los cuales al menos 24 han de ser en barrica de roble, el resto en botella: a esta clasificación solo llegan los vinos de cosechas excepcionales, para su elaboración se precisa de uvas de gran calidad. Se suele etiquetar tras permanecer al menos dos años en barrica y tres en botella, es decir, suele tener unos cinco años. Si quieres probar un vino que esta añada, te recomendamos nuestro vino Tempus Regit Monastrell con el que podrás saborear la auténtica monastrell alicantina.

Tiempos, duración y peculiaridades específicas

Aunque esta es la clasificación general de los vinos, muchas bodegas renuncian a etiquetar los vinos como jóvenes, crianzas o reservas porque dan prioridad a otros aspectos como el tiempo que necesita cada vino por su uva, condiciones, preferencias del enólogo y no a los tiempos que se marcan por ley. Los vinos selección también tienen sus propios tiempos que dependen de múltiples factores.

Aspecto importante a la hora de clasificar el vino es diferenciar el tiempo en barrica, del tiempo en botella y el tiempo mínimo total del vino (la suma de ambos). Según tiempos mínimos totales, el crianza ha de envejecer como mínimo 24 meses tanto tintos, como blancos y rosados.

El reserva ha de envejecer como mínimo 24 meses en el caso de los blancos y 48 en el caso de los tintos. Los vinos gran reserva tienen la exigencia de envejecer al menos 36 meses en el caso de blancos y rosados y 60 meses en el caso de vinos tintos.

Hay tipos de vino a los que la edad perjudica, es el caso de algunos vinos blancos, rosados, espumosos y tintos jóvenes. Estos vinos se elaboran para consumirlos en el año. Otros vinos se elaboran para que envejezcan a través de los años tanto en barrica como en botella.

Pero, ¿tiene el vino una duración limitada? La respuesta es sí. El vino va envejeciendo a lo largo de los años hasta alcanzar su mejor versión, una vez atraviesa este período se inicia el declive y la bajada de calidad.

¿Te gustaría aprender más acerca de las clasificación de los vinos? Ven a visitar una de nuestras bodegas y deja que uno de nuestros profesionales te inicie (o perfeccione) en el arte de la cata. Tenemos bodegas en Alicante, Almansa, Murcia y León, ¿cuál te apetece visitar?

Reserva una visita a nuestras bodegas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.