Imagina una sala llena de amigos y amigas degustando los mejores vinos, siguiendo un meticuloso ritual y comentando, entre risas, las impresiones que suscita cada copa…

Suena genial, ¿verdad? Organizar una cata de vinos en casa puede parecer una tarea complicada o farragosa, pero desde MGWines queremos daros las claves para que se convierta en una de vuestras actividades favoritas sin el más mínimo esfuerzo.

Lo primero que se debe tener en cuenta para asegurar el triunfo de la cata es que debe dividirse en las mismas partes que un buen libro: una introducción atractiva, un nudo intrigante y un desenlace sorprendente. Para lograr este efecto, lo principal es escoger una temática o hilo conductor que dé continuidad a la velada pese los cambios de vino.  Para los primerizos que se atrevan con esta actividad, lo más recomendable es centrarse en una denominación de origen, una bodega en particular o una variedad de uva.

Una vez sabemos cómo queremos enfocar la noche, es momento de comenzar a reunir los elementos indispensables para realizar la cata. Aunque hay elementos que resultan obvios, ya sean las copas, el sacacorchos o el decantador, es importante prestar atención a los detalles, como una tener cubitera para mantener la temperatura del vino, unas galletas sin sabor para limpiar la boca entre vinos o, incluso, colocar un mantel de color claro y neutro para apreciar mejor el color de cada vino.

Ahora que ya tenemos todo listo, vamos a repasar los pasos que debería tener toda cata. La fase inicial siempre debe ser la visual, de este modo, llenamos aproximadamente dos dedos cada copa y observamos los tonos (amarillo pálido, verdoso, rosa frambuesa, carmesí…), la saturación de color (si es llamativo o es más apagado o grisáceo) o incluso la claridad (un vino más acuoso o transparente, o más cerrado). Después, viene la fase olfativa, en la que debemos agitar el vino con movimientos circulares para impregnar las paredes de la copa y captar todos sus aromas. Por último, la última y mejor parte, la gustativa, donde tomaremos un pequeño sorbo y lo pasearemos por toda la boca, así sentiremos todos los matices de cada vino.

Con estas claves en mente, organizar una cata de vinos en casa resulta de lo más fácil y divertido. Y, si ni siquiera te apetece salir de casa para elegir las botellas, siempre puedes recurrir a nuestra página web y hacer tu pedido en la tienda online de MGWines.

¿Te animas a montar tu propia cata?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete gratis al Club MGWines y consigue un descuento en tu pedido
¡Quiero mi descuento!
close-image