La crianza del vino es un emocionante proceso en el que hay que tener en cuenta un gran número de variables. Entre las más importantes, encontramos la elección del recipiente más adecuado para que el vino envejezca y evolucione.

El más utilizado a día de hoy, y también más conocido, es la tradicional barrica de roble, aunque la tendencia actual es recuperar el uso de la tinaja de terracota que se utilizaba hace cientos de años. Desde MGWines os explicamos las diferencias entre la crianza del vino en ambos recipientes.

Cuando hablamos de la barrica de roble, nos referimos a unos recipientes fabricados con láminas de madera de roble francés o americano, que controla la entrada de un flujo controlado de oxígeno, lo que permite evaporar y concentrar el vino.

De este modo, se consigue adecuar la graduación alcohólica y cuerpo del vino, que dependerá tanto de la porosidad de la barrica, como de la hermeticidad de su cierre.

El tueste de la madera del roble aporta nuevos sabores y aromas al vino, entre los que encontramos la vainilla, el chocolate o el café.

Por esa razón, la crianza en barrica es ideal para dotar de una personalidad especial a cada tipo de vino, ya sea blanco o tinto. Por este motivo, en MGWines utilizamos barricas de los mejores robles, tanto franceses como americanos, para dotar de tonalidades exclusivas a nuestros vinos singulares.

Por otra parte, tenemos la crianza del vino en tinaja de terracota, hecha a partir de arcilla moldeada en una particular forma similar a la de un jarrón o cántaro.

La estructura microporosa del material funciona igual que la madera de las barricas. La evaporación del vino en este proceso también se realiza a través de las paredes del recipiente, ya que la arcilla no es totalmente impermeable.

Tinajas Crianza del vino

Este material permite un aporte lento y constante de oxígeno que elimina el verdor de la fruta y la preserva, respetando su sabor al máximo, por lo que resulta ideal para vinos que no admiten los aportes de la madera.

Así que, si lo que queremos es conservar los aromas y sabores puros de la uva, sería recomendable la crianza del vino en tinajas de arcilla, mientras que si queremos que tenga matices más exclusivos y singulares, sin duda, hay que apostar por las barricas de roble.

Descubre los mejores vinos crianza de MGWines

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.