Regalar una botella de vino siempre es una gran opción, pero si todavía te quedan dudas sobre cuándo y a quién obsequiar con esta singular bebida, aquí te dejamos cinco razones por las que hacerlo y acertar!

Para todos los públicos: Independientemente de a quién vaya dirigido el regalo, siempre que sea mayor de edad, una botella de vino siempre será una opción excelente. Se trata de un obsequio apropiado para casi el 100% de las ocasiones y personas. Las múltiples opciones vitivinícolas actuales permiten consumir vino a personas con distintas tendencias alimentarias, como es el caso de los vinos ecológicos. Los tintos de producción ecológica de Bodegas Lavia y Bodegas Venta la Vega siempre son un acierto.

Felicidad compartida: Regalar una botella de vino es sinónimo de compañía, pues no hay un plan mejor que descorcharlo con tus seres queridos o incluso con la persona que te lo ha regalado. El vino incita a quienes lo degustan a charlar en un tono más distendido y relajado y en las pequeñas celebraciones el anfitrión suele compartirlo con sus invitados.

Presupuesto a medida: La variedad de precios de los vinos es tan amplia como el número de botellas disponibles. Hay vinos de todos los precios y no es necesario invertir grandes cantidades para regalar uno de calidad. En ocasiones tendemos a pensar que, a mayor precio, mayor calidad y esto afortunadamente no es así en todos los casos. En MGWines tenemos joyas enológicas para paladares más maduros como nuestro Fondillón de Alicante y otros para los consumidores más jóvenes que quieren probar nuevos sabores con una buena relación calidad-precio como el MO Salinas.

Porque es personal: La inmensa multitud de aromas y sabores que poseen los vinos nos permiten adaptarnos a los gustos del obsequiado. Existen vinos más neutros, cuyo porcentaje de aprobación es muy elevado y otros más especiales que solo los paladares más exquisitos podrán comprender. Por esta misma razón es fundamental conocer a la persona, cuanto mayor sea el grado de conocimiento más podremos sorprenderle. Además, el vino es único, y si te desplazas siempre podrás llevar contigo un pedacito de tu tierra embotellada.

Elegancia: Reyes, políticos y empresarios, pasando por artistas y deportistas, el vino siempre está presente entre sus listas de ‘regalos de cabecera’. Una botella de vino es elegante en sí misma, su textura y la atmósfera que la acompaña, el fino cristal de las copas y los clásicos cierres de corcho. Es innovador a la par que tradicional y su embalaje puede jugar un papel crucial, cambiando por completo su sentido.

En la tienda de MGWines encontrarás la mejor opción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.